Bodega Son Ramon

De vez en cuando, Life smærri uppgötvanir, sem einn hjartarskinn ekki gefa áherslu, en smám saman byrjar að meta. Son Ramon er einn af þeim falinn gems á sjó, lítið fundinn fjársjóður. Pitifully, einu sinni uppgötvað og metin, erfitt að finna vín aftur njóta.

Son Ramon es una propiedad de una familia de hoteleros mallorquines, que con mucho acierto, han recuperado una finca muy interesante en llubí, en una zona muy interesante para el cultivo de la vid, devolviendole su antiguo esplendor, respetando los espacios y manteniendo el encanto de las bodegas antiguas. Todavía podemos ver una antigua prensa, las barricas congreñadas, la planta y edificación antigua, una parte de acueducto, etc.

Pero con los tiempos nuevos que corren, en Son Ramon, han sabido mantener el encanto, sin tunear artificalmente, ni fusionar, ni modernizar. Han mantenido lo que había, dotándolo de su esplendor perdido, y destinado espacios perdidos para la vinificación moderna, un gran acierto, con un mejor resultado.

El sistema de espaldera de doble cordón, y riego subterráneo, es muy poco usual aquí en Mallorca, pero son sistemas muy acertados en esta zona en concreto, para controlar el crecimiento y fuerza de la vid, así como para mejorar el sistema radicular, que de esta manera, el ángulo de geotropismo ni siquera se verá afectado, pero las radicelas podrán llegar perfectamente a cumplir su misión sin entrar en competencia con las plantas vecinas, en su marco normal de entre 40-60 cm de profundidad. Un terruño muy rico y fácil de trabajar, el entorno cercano a Llubí es realmente interesante. Da alegría ver la potencia y vitalidad de la capa vegetal de sus chardonnay

Además, no se ha escatimado en medios, usando muy inteligentemente fudres de madera para crianza, doble nivel de depositos para bazuqueos por gravedad, etc. Y por supuesto, apoyándose en un equipo humano excelente como la enológa Cati, siempre atenta y amable, con una calidad humana excepcional.

Tanto es así el conjunto de buena gente y buenos quehaceres , que surge un resultado muy agradable, y son los vinos de Son Ramon. Los probé por primera vez en la fira del vi de Pollença, en el claustro de santo domingo, cita imperdonable para cualquier amante o curioso de los vinos de mallorca. Todos sus vinos me gustaron, ni uno tenía el típico, que se yo que yo que sé que, que no te convence. Todos fueron un éxito, desde su muscat, pasando por los blancos de chardonnay, rosado, Tinto, aunque claro, con una base de syrah, cualquier tinto me gana.

La suerte o desventura de este descubrimiento, es que la mayoría del vino que se produce en Son Ramon, desde su gama entry level (romaní) hasta sus mejores caldos, se venden o consumen en su mayoría, en sus propios negocios de hostelería, completando ese sabio círculo empresarial tan nuestro, de yo me lo guiso y yo me lo como. Dejándonos sin muchas opciones para poder comprar los vinos de Son Ramon en comercios cercanos.

Elskhugi góðum drykkjum, Quick veik nýru og lifur. Apprentice Alchemist vín og andar, hedonistic meðan ascetic

Notkun cookies

Þessi síða notar fótspor fyrir þig að hafa bestu reynslu notenda. Ef þú heldur áfram að vafra þið consenting viðurkenningu fyrrgreindra smákökur og samþykki okkar Cookies stefnu, Smelltu á tengilinn til að fá meiri upplýsingar.tappi smákökur